Axel: una noche mágica e inolvidable para sus fans


  El jueves por la noche Axel dio un show en el Estadio Ave Fénix que hizo delirar a sus fans. El músico no defraudó y brindó un imperdible concierto musical con propuestas escénicas y con un interesante despliegue audiovisual.

  Desde muy temprano las fanáticas de todas las edades comenzaron a hacer fila para acceder al Estadio Ave Fénix, mientras las fans iban ingresando se compraban remeras, vinchas, banderas y colgantes con el nombre y fotos de Axel.

  El show comenzó pasadas las 21.30 y se extendió hasta la medianoche. El recorrido musical abarcó 21 temas, en los que Axel presentó varias canciones de su nuevo álbum: "Tus Ojos, Mis Ojos" entremezcladas con grandes éxitos de su carrera, que fueron coreados por sus fans, que no escatimaron a la hora de expresar su alegría, cantando eufóricamente los temas uno a uno.

  El recital abrió con un video presentando el 7mo material discográfico, proyectado en un telón banco que tras caer dio comienzo al primer tema: "Mis Ojos", primer corte del álbum. 

  Sin mediar palabras, tras concluir el tema que rompió el hielo y en el medio de los gritos que inundaban el Estadio de Juana Koslay, el cantante se colgó la guitarra y comenzó a cantar el hit "Todo Vuelve". Con micrófono en mano, recorriendo el escenario saludaba a su público.

  Luego de pasar a un tercer tema, "Pensando en ti", finalmente el músico se tomó un momento para saludar a la gente y agradecerles la presencia: "Quiero agradecerles porque una vez más me reciben con tanto cariño", expresó Axel, y prometió dejar todo para que la noche sea mágica e inolvidable.

  "En mis canciones, entre otras cosas les hablo del amor, a la familia, a uno mismo, a la tierra, a los otros. Porque el amor es la única energía que puede lograr un mundo mejor, que cambiemos, que evolucionemos", confesó el cantante, y el discurso hizo delirar a las fans.

  Tras esa introducción presentó "Y qué?", también del nuevo disco. Siguió con "Todo mi mundo", que fue coreado a los gritos, cada vez que Axel hacía un silencio vocal para darle lugar a las fanáticas. Luego vino el repaso de "Miradas", en una versión con nuevos arreglos.

  Al terminar el tema el estadio quedó totalmente a oscuras, iluminado sólo por los celulares de la platea, que intentaban capturar todo lo que ocurría en el escenario. Fue el momento de presentar "Te invito a ver el sol".

  Llegando casi a la mitad del show, llegó el momento del piano. Axel quedó sólo en el escenario, con un telón formado por paneles de tela blanca en el fondo, en el que se proyectaban imágenes, mientras él tocaba "Si va a ser... será", "Mi querida princesa" y "Me puedes de punta a punta", que recibió una ovación de parte del público.

  El segmento al piano cerró con "Ángel dorado", una canción que el músico dedicó a su hermano, luego de que este sufriera una tragedia familiar. Siguieron "Quiéreme" y "Quédate", del nuevo disco. 

  "Ustedes son mi familia, somos uno, son mis ojos", dijo Axel a su público, mientras cantaba "Somos uno", también "Tus ojos mis ojos".  El piano volvió al escenario para "Afinidad", tema promocional del disco. 

  Luego fue el turno de "Dame un beso",  donde hizo subir a dos niñas al escenario para que repitieran la coreografía y el estribillo final del tema. Las peques al subir al escenario estaban ansiosas por sacarse fotos y darle un beso a su gran referente, Axel.

  Fue tiempo de "Tu amor por siempre", lo que marcó el final fingido del recital. El público no se quedó callado y demandó la vuelta a escenario de Axel, que no se hizo rogar demasiado.

  A pedido de uno, el músico arrancó con "Te voy a amar", que literalmente revolucionó a las mujeres del público, que cantaban y gritaban. Cada tanto se escuchaba un "Axel te amo", que llegaba desde las tribunas.

  Llegaba el cierre y los gritos no cesaban. Volvió al piano y tocó el éxito "Amo", para terminar de enloquecer a las fans. El cierre fue bien arriba, con una poderosa versión de "Celebra la vida", que incluyó arreglos rockeros y muchos juegos de luces. 

  "Espero que nos veamos pronto de nuevo, celebren la vida, respeten a los demás y a  ustedes mismos", se despidió, en medio de una locura generalizada que venía desde la platea y las tribunas.