A 20 años de Chiquititas, Sol habló con Celebridades


  La viste crecer, soñar y llorar, era una de las más pequeñas de Chiquititas y con su corazón con agujeritos se metió en la casa de miles de niños. Hoy 14 de julio pero de 1995 comenzaba Chiquititas y Daniela Mastricchio recordó a su personaje “Sol” con CELEBRIDADES EN SAN LUIS en esta entrevista.

¿Cómo estás viviendo este momento con el cariño que recibís día a día?
  Agradecida y sorprendida un poco, pero fundamentalmente digo gracias porque la gente siempre me recuerda con el personaje de “Sol”  con el cariño muy humano. 

¿Cómo fue cuando llegaste al primer casting de Chiquititas?
  Era como un juego, fue muy divertido y era como una presentación, tuve que decir mi nombre, edad y en ese momento tenía siete años y en realidad estaban buscando chicas de nueve años pero yo como buena escorpiana y lanzada fui igual. 

¿Qué significó haber sido elegida por Cris Morena a tu corta edad para ser parte de un éxito que no solo fue en la televisión sino también en el teatro, la película, revista, etc?
  Para mí fue y es una bendición y arrancar con Cris nada más y nada menos que el amor y la magia de ella es lo mejor que me pudo haber pasado. 

Romina Yan fue muy importante en tu vida, ¿cómo era la conexión que tenías con ella?
  Romi era especial con todos, era de enseguida contactar y tener con todos una conexión impresionante porque no hay quien no la haya amado y no la ame sinceramente. En mi caso particular, siempre sentí que hubo una conexión muy especial realmente, porque nos mirábamos y nos entendíamos automáticamente. Con una mirada podíamos saber que a la otra le pasaba algo tanto arriba del escenario o grabando alguna escena, es con la que mayor parte compartí escenas, se generó un vinculo fuera de lo laboral y ella daba amor puro. 

Algunos videos de la tira donde canta Romina siempre se la veía como hada o con fondos de cielo y da la sensación de que es un ángel, ¿cómo la veías vos?
  Yo siempre la vi como un ángel, era como una mamá. La miraba y era admiración desde lo más profundo de mi corazón.

¿Has soñado con ella o te pasó algo que te hizo dar cuenta de que está presente siempre?
  Sueños no, pero la recuerdo siempre y hay veces que me pongo a ver álbumes donde tengo fotos con ella cuando viajamos a Disney o de las grabaciones y tengo esa sensación de que está en mi y en el corazón de todos. 

Tu hija lleva el nombre de Sol Morena, ¿le explicaste el significado de su nombre?
  Aun no pero ella está viendo videos en Youtube y sabe que mamá era “Sol” y va a tener tiempo para entender,  conocer lo que fue ese personaje y la creadora. Recuerdo que Cris me dijo una vez en la entrega de premios Chiquititas 2001, que no me olvidara de nunca de Sol y ahí tengo a mi Sol Morena, que es la luz de mis ojitos. 

La mejor casa del Hogar Rincón de Luz fue la de la temporada de 1997, era escenografía pero a través de la pantalla transmitía magia, un lugar donde se cumplían los sueños, ¿cómo lo vivían ustedes?
  Ahí era todo mágico, yo creo que los televidentes lo vivían a través de la pantalla porque de verdad cada cosa que hacíamos la vivíamos como magia y  todo lo que armaba Cris lo disfrutábamos muchísimo. Cuando uno disfruta, siente y ama lo que hace y todo el elenco y equipo técnico, se ve reflejado en la pantalla porque era tan unido y fortalecido, que los televidentes lo sentían así. 

¿Podés adelantar lo que vas a hacer el año que viene en teatro?
  Se viene algo muy lindo y emocionante, un  reencuentro y mucha magia, hasta ahí puedo contar. Quizá más adelante podamos adelantar un poquito más

Cris Morena vuelve con una ficción en el 2016, ¿te gustaría volver a trabajar con ella?
  Si, por supuesto. Sería el mayor sueño que puedo tener porque la amo, además de que es una genia y lo que toca es magia. Más allá de lo que la admiro, sería feliz de trabajar con ella de nuevo.