LET IT BE, una historia de amor diferente y atrapante


  Si se habla de buena música que úna generaciones, que sea The Beatles. Si es de historia, que sea de Amor. Si es de bailarín, que sea HERNÁN PIQUÍN. El bailarín más destacado de nuestro país presentó el pasado viernes 15|07 en la Ciudad de San Luis su nuevo espectáculo LET IT BE. 

  Un anciano camina entre tumbas en un cementerio, acompaña sus manos un bastón y un ramo de rosas…. Así comienza LET IT BE, una historia de amor, un romance imposible entre dos amantes una dramática historia de amor que se transforma en el escenario en una experiencia sensorial única donde se fusionan imagen, música y danza. 


  El espectáculo reúne el talento del bailarín HERNÁN PIQUÍN y la inolvidable música de The Beatles. A través de 29 canciones del cuarteto británico el artista recrea con la belleza y la estética de su danza el romance tan intenso y su dramático desenlace.

  En LET IT BE, Piquín hilvanó temas emblemáticos de la banda de Liverpool, para contar una triste historia. Emprendiendo un nostálgico viaje en el tiempo, tarareandoesas letras y melodías.

  "Woman", "Stawberry fields", "Here comes the sun", "Penny Lane", "A hard days’s night", "Twist & shouts", "Get back", "She loves you", "All my loving", "Roll over Beethoven", "Michelle", "I'm down", "Misery", “Help”, "I need you", "If I feel", "Hey Jude",  "And I love her", "Stand be my", "Real love", "You're gonna lose", "Can’t buy me love", "Something", "She’s leaving home", "Yesterday", "In my life", "All my loving", "Imagine", y el himno que da nombre al espectáculo, "Let It be", son los hits que narran esta historia de amor, tan bien graficada con las imágenes proyectadas en la pantalla.

  El vestuario de la década del ’60, colorido y fresco. Pocos elementos escenográficos, suficientes y funcionales para armar y desarmar distintos ámbitos. PIQUÍN no está solo en el escenario, lo acompaña un cuerpo de baile que está a su altura en cuanto a plasticidad, virtuosismo y expresividad interpretativa.

  LET IT BE, otra lograda propuesta del bailarín HERNÁN PIQUÍN, para el deleite de oídos, ojos y corazón.