Entrevista a Celeste antes de su llegada a San Luis


  Antes de llegar a la Ciudad de San Luis y brindar una nueva función junto a Lizy Tagliani y Jorgito Moliners, la modelo y vedette CELESTE MURIEGA nos adelanta en esta exclusiva entrevista sobre las improvisaciones de TAGLIANI.

¿Cómo se sienten al volver con tan poco tiempo a San Luis? Quedó gente afuera la primera vez.

  Sí, estamos recontentos porque eso significa que lo que hicimos tuvo una buena respuesta y repercusión y eso hizo que el boca a boca nos haga volver y la gente nos vuelva a elegir, así que estamos contentos. Ya estamos por arrancar, tenemos una gira larguita, de cuatro días por diferentes lugares, y, gracias a Dios casi siempre a localidades agotadas, que eso no es poco en los tiempos que estamos viviendo, sabemos que el teatro es duro pero la verdad que no nos podemos quejar, nos está yendo súper bien y con ganas de seguir, vamos a estar en el Tabarís en la calle Corrientes, vamos a tener unas fechitas ahí para que nos pueda ver la gente de Capital, no sólo la de provincia, así que nada, muy contentos, disfrutando

Lo bueno del guion de comedia es que se pueden salir del libreto, ¿No?

  Lo del guion está buenísimo porque tenemos una base y con eso podemos jugar con Lizy que es una persona que le encanta improvisar ¡ama improvisar! entonces nos tentamos en escena, nos reímos constantemente y eso se lo contagiamos a la gente. Está buenísimo por ese lado, nosotros intervenimos en la vida de Lizy y ella además de contarla, lo trasladamos a diferentes lugares, si bien no tenemos cambios de escenografías y demás, lo trasladamos con dos o tres cositas, nada más y con la actuación nos trasladamos a diferentes lugares, diferentes escenas, interpretamos la vida de ella, que está bueno porque la gente se va trasladando a diferentes situaciones, tenemos diferentes personajes y la posibilidad de cantar, actuar, bailar, que eso es una oportunidad hermosa que nos da Lizy, que es la cabeza de compañía y que tuvo la idea, con la dirección del “Bicho” Gómez, y la gente que nos contrata -Dabope- con Chato, Corbo, Hoppe, tratando siempre de dar lo mejor. Cada obra de teatro es diferente, va saliendo de diferentes maneras, todo depende de la reacción del público, de la improvisación de Lizy y nosotros tratamos de seguirla… que no es fácil jaa

¿Qué opinión tenés como compañeros, de Lizy y Jorgito?

  Y, como compañeros son dos genios, con Jorgito Moliners ya había trabajado en “Fortuna”, en la época de Ricardo Fort, éramos muy amigos, éramos muchísimos bailarines y yo me llevaba bien con él, y bueno, la vida nos volvió a juntar con el show de Lizy, donde somos tres personas nada más, re compacto, nos llevamos súper bien, nos reímos, que de eso se trata también, no? A veces nos reímos más detrás de escena que en el escenario, de lo bien que nos llevamos, subimos videos y está todo a la vista, con Lizy, que es una persona muy generosa, es una persona que le encanta que explotemos todo lo que sabemos hacer y siempre con la mejor predisposición, nunca va a tener mal humor, nunca una cara fea, nunca nada, ella siempre sonriente y transmitiendo una energía positiva, por eso las cosas salen así.
Ángel Francisco Altavilla