• #celebridadesensl

Concierto de Bitiyuch en el Auditorio Mauricio López



Free Jazz y libre improvisación sonará durante el set de BITIYUCH, el 16|08 en el Auditorio Mauricio López, con una entrada a 100 pesos… “o sea un regalito”, anunció Roi, patriarca del dúo que formó con su hijo Gian.


“Estamos totalmente abocados a la improvisación pero habrá unos covers”, dijo el saxofonista, como “Night in Tunisia” de Dizzy Gillespie, “Caravan” de Duke Ellington, “Venus” de John Coltrane, y pocos más, porque la magia de la dupla radica en la inspiración que surge en el momento. “Vamos a ser los dos, sin invitados, solitos”, dijo Roi, contento con los resultados de la unión familiar. “Hay una ventaja: nos vemos todos los días, así que improvisar y ensayar es más fácil. A veces nos agarramos pero bueno, es un poco más sencillo y la bitácora está más alineada”, precisó.

“La llevo perfecto”, aceptó el joven Gian (11 años), que debutó en vivo en octubre, llevan una decena de shows realizados, grabaron dos cds -“Fobal” y “Chivo Raw”- y comparten gustos, porque escucha música desde antes de nacer. “Me ha sorprendido un poco lo que está escuchando”, se asombró el progenitor al descubrir que el heredero se volcó al rock progresivo con “Crucis” y “Focus”, como referentes máximos.


Los servicios musicales de Gian, por el momento, son exclusivos del dúo pero músicos que lo han visto tocar, lo tentaron con la posibilidad de zapar o interactuar con otros colegas en variados estilos. El niño empezó un camino (que podría continuarlo o no), pero ve con buenos ojos que haya contacto con otros colegas. Las expectativas del joven batero son buenas.


La rareza del show será el uso del contrabajo. “Aunque lo implementé mucho para grabar, creo que en vivo lo he tocado dos veces. Siempre lo veo en un rincón, esperando su momento, ‘lo plumerié’ un poquito y vamos al ataque… por supuesto que vamos a adornarlo con cositas”, contó Roi, que además sumará a su arsenal bajo, piano, saxos alto y barítono, y clarinete. “Eso es lo que vamos a usar”, más la batería con espíritu adolescente.


“Él avanzo rítmicamente y en potencia, y estoy satisfecho porque esa energía es la que busco en mis compañeros”, recalcó el barbado compositor, y agregó que la batería viene con otros accesorios percusivos. “No está conformada de manera standard: está preparada para hacer ruido”, contó. “Conseguí la potencia que busco, porque ¿sino para qué sos baterista?” recalcó el músico. “Tenés la suerte que podés tocar fuerte porque tenés un instrumento que golpeás, que es catarsis pura ¿¡qué mejor que hacerlo con energía!?”, declaró.


En defensa del Free Jazz, las presentaciones varían según el escenario que pisen. “Cuando vamos a un pub hacemos otro tipo de presentación, con medleys de los Beatles, tal vez pesados como Nirvana, y cosas del estilo, que mezclamos con Miles Davis, pero cuando estamos en un teatro, chau, vamos a la papa, le metemos un ingrediente free pero aún hay ciertos tabúes, no hay un oído acostumbrado a esa libertad”, intentó explicar de un formato que a Roi le complace y divulga contra las mentes cerradas.


Actitud que tampoco le quita el sueño. “Hay que ‘pelear’ con música contra eso, sí, pero de cualquier manera no es malo ser minoría, disfrutás de otra forma, le podés decir: ‘jodéte, vos te lo perdés’. Yo sigo en la mía”, recalcó el gladiador del jazz.


“Ése sería el asunto para este show: libre improvisación, free jazz y gotitas de rock con muchos timbres de instrumentos, vientos, pianos, contrabajo y batería tocada con variantes. Y aparte es barato, porque 100 mangos hoy en día, no es nada”, invitó Roi.