• #celebridadesensl

Cristian Hubert, un artista multifacético y eterno buscador de sonidos


Pianista, tecladista, arreglador, compositor y productor musical, CRISTIAN HUBERT nació en Buenos Aires en 1961 y desde temprana edad se volcó al estudio de la música. Su nueva producción, el álbum EL OTRO LADO -previo a la cuarentena- fue editado en plataformas digitales por “Pattaya Discos”.


En su reciente opus participaron colegas y amigos, como Fabiana Cantilo, Claudia Puyó, Carlos García López, y Mario Parmisano, entre otros.


“Me la pasé todo el tiempo en mi casa, aprovechando el tiempo para estudiar”, explicó HUBERT de sus actividades en aislamiento. “No hice streaming porque la cuarentena me agarró sin tener la banda armada, que era la idea que tenía para este año. Lo que sí aproveché fue buscar músicos que reemplacen a algunos de los que estuvieron en el disco”, explicó HUBERT, quien con la banda Malvahose presentó en Villa Mercedes durante el período 1983/86.

CRISTIAN desde pequeño se interesó por la música, y estudió en los Conservatorios de Música Grassi; Piano, Coro y Audioperceptiva con la directora del Coro Polifónico de la Matanza; Armonía e Improvisación, Orquestación, Improvisación y Técnica, y participó del Seminario “Pianorama” de perfeccionamiento de Técnica Pianística. Con un espíritu inquieto y culto, en 2015 realizó un curso de Afinación de Pianos, y fue Maestro en la Escuela Royal House, dirigida por Rinaldo Rafanelli.


“Empecé a escuchar música desde muy chico. Mi viejo compró una colección de discos en vinilo de música clásica. Tenía 4 años cuando escuchaba esa colección en una bandeja Winco. Mi madre tenía una voz increíble, súper dulce y afinada. Ella tuvo mucho que ver en que estudiara música en el conservatorio a los 8 años”, le contó CRISTIAN a CELEBRIDADES EN SAN LUIS.

Además de una formación clásica, su carrera también está ligada al Rock Nacional, como integrante estable en las giras por el país e internacionales de las bandas Malvaho, El Reloj, Autobús, Los Maderas, Hispanoparlante, de David Lebón, y Fabiana Cantilo.


Con la Primera Dama del Rock Argento, además de tecladista estable de 1991 a 1998 (fueron soporte de Roxette y Los Rodríguez, ambos shows durante 1992), Cristian realizó la pre-producción del cd ‘Golpes al Vacío’ (’93), producido por el director musical de David Bowie, Carlos Alomar, y compuso la música “Estás perdido” (con letra de Fena Della Maggiora).

Músico multifacético, Hubert también compartió escenarios y presentaciones teatrales con La Sonora de Bruno Alberto, Ariel Leyra, la cantante infantil Daniela y el comediante Hugo Varela, y fue creador de varias cortinas musicales de los “Hermanos Loprette”, el dúo formado por Fena Della Maggiora y Carlos Sturze para el programa éxito de los 90, Videomatch de Marcelo Tinelli.




-Tenés una formación en música clásica ¿cómo se dio el paso a los géneros Pop y Rock?


-Lo primero que hice fue en mi adolescencia. A los 16 años con una banda que tenía temas propios, era rock pero fusionado con influencias de lo que más escuchábamos en ese momento, que era Jazz-Rock, como por ejemplo ‘Return to Forever’ de Chick Corea, ‘Mahavishnu Orchestra’ de John McLaughlin, ‘Wheather Report’, etc. y el paso entre la música clásica y el rock no me resultó incomodo, al contrario, el rock tiene mucha influencia de “música clásica” en sus armonías y melodías, la diferencia siempre va a estar en las rítmicas y en los sonidos que se utilicen.



-Qué música escuchabas en tu casa en tu infancia?


-Empecé a escuchar música desde muy chico, en mis primeros años (década del 60) viví en la ciudad de San Antonio de Padua, provincia de Buenos Aires, en una casa que construyó mi viejo con un albañil. Tenía mucho terreno con árboles frutales, en una esquina y calle de tierra. Me acuerdo que pasaba el lechero, el panadero, y el pescadero, todos en sus carritos tirados a caballo. También pasaban vendedores ambulantes y uno de ellos fue el que marcó mi vida, porque mi viejo le compró -a pagar en cuotas- una colección de discos en vinilo de música clásica: el nombre es “La Música Más Hermosa del Mundo”. Tenía 4 años cuando empecé a escuchar esa colección -que todavía tengo- en una bandeja Winco, que está dentro de lo que se llamaba ‘combinado’, un mueble enorme con el Winco de un lado, una radio en el otro y los parlantes abajo, que a su vez se abría como la tapa del horno. Entonces, me acuerdo que cuando escuchaba los discos de solo piano, yo hacía que tocaba moviendo mis dedos sobre esa tapa -así que imáginate mi altura, la tapa me quedaba a la altura de mis hombros jajaja- pero lo que nunca voy a olvidar es que la colección traía un libro con bibliografías de los compositores y al final tenía la copia de una parte de una sonata de Beethoven. Lo que me acuerdo hasta hoy es que me dije ‘quiero entender esto’… o sea: leer su música. También en mi casa se escuchaba mucho Tango y Folklore, más que nada a la mañana. A mi madre le gustaba mucho Susy Leiva y cantaba arriba de sus discos, y a pesar que nunca estudió ni se dedicó, mi madre tenía una voz increíble, súper dulce y afinada. Ella tuvo mucho que ver en que pudiera estudiar Música, aunque ella prefería la guitarra, porque me decía que la podía llevar a todos lados… ¡y tenía razón! jajaja pero la convencí que quería el piano y cuando nos mudamos a Capital, al barrio de Paternal, me anotó en el Conservatorio Grassi, quedaba muy cerca de donde vivía y fue mi primer conservatorio, a los 8 años.



-Los 90 en Argentina dieron para todo, no? Trabajaste un montón y (sólo por cuestiones estéticas distintas) fuiste desde componer cortinas para los “Hermanos Loprette” en el programa de más rating en el país, a colaborar en el cd de Fabiana Cantilo con Carlos Alomar, nada menos que el productor de David Bowie ¿qué recordás de esas experiencias?


-Es verdad: la década del 90 fue de mucho trabajo y con proyectos muy diferentes para mí. Desde La Sonora de Bruno Alberto -del 89 al 90- y después entrar a la banda de Fabi del 91 al 98, y en el medio, conciertos en obras con Daniela que hacía música para chicos. Todas estas experiencias con diferentes grupos de músicos y estilos fueron muy buenas en su mayoría. Lo de los Loprette salió porque uno de ellos era Fena Della Magiora, y lo hice porque me sumaba laburo en la semana, pero la paga no era buena. Es más, te puedo decir que fue bastante miserable, típico de la tv y de la gente de Tinelli, a tal punto que cuando vi que me sumaban más cantidad de laburo, les pedí un aumento para que, por lo menos, me pague los gastos de viaje que hacía para llevar los temas que producía. Me acuerdo que les pedí $100 más de lo que ellos me pagaban, que eran en ese momento $500 -o u$s 500- por mes… y no sólo no lo aceptaron, sino que directamente me echaron. A partir de ahí me dije ‘nunca más hago este tipo de laburos sin contrato previo’. Esa sí fue una mala experiencia. Por otro lado, cuando Fabi fue a New York a grabar Golpes al Vacío, también fue Fena para acompañarla y grabar coros. Como no había más presupuesto, los músicos que grabaron eran todos de New York elegidos por Alomar, pero ‘la pre’ la hicimos Fena y yo en Buenos Aires y dentro de la lista de temas para el disco, había un tema mío y a los pocos días que se fueron, me llama Fena de New York me contarme que Alomar había elegido mi blues “Estás Perdido” para que esté en el disco. No podía creer que ese productor, director musical de uno de los más grandes artistas de Rock y Pop como lo fue David Bowie, eligiera mi canción. Fue sublime para mí.




-Esta es una profesión en la que hay que estar preparado ¿pero cómo encarás el trabajo con artistas de géneros diferentes como Fabi Cantilo, Autobús y El Reloj, a Daniela y Hugo Varela?


-En la mayoría de los casos que nombrás, lo que hice y sigo haciendo es escuchar qué estilo hace, y si no lo conozco o nunca toqué tal estilo, empiezo a investigar. La excepción de esa lista fue Hugo Varela, porque él se maneja con partituras y de esa forma no perdía tiempo en sacar los temas, sólo me preocupaba en tocarlos. En los demás proyectos que estuve, ya sea con El Reloj, Autobús, La Sonora, Fabi, Daniela, no había partes, había que sacar todo de oído y después, si uno quería, hacía las partes. A veces anotaba tonalidades de los temas y sonidos.



-Debido a esto, pasaste una prueba de fuego cuando te llamó David Lebón, pero lo manejaste muy bien.


-Cuando fui a tocar con David -de reemplazo de Mario Parmisano- para hacer sólo dúo, Mario me había pasado partes que había hecho, pero pasó que cuando llegué a Chacras de Coria (Mendoza, que ahí es donde vivía David en esa época), él me pregunta: ‘¿cómo estás con los temas? ¿pudiste sacarlos todos?’, le conté que sí, que estaba bien con todos y después me dice: ‘ah bue… porque al final vamos hacer otro repertorio para tocar con banda’. Yo le dije ¿¿qué!?? ¿en serio? y me dice: ‘si, pero no te hagas problema, tengo todos los discos como para que los escuches’. A todo esto, sólo tenía dos días para sacar esos temas, así que estuve todo el tiempo escuchando canciones que nunca había escuchado, y escribiendo partes hasta cuando comía ¡de locos!! y encima el primer concierto era en un teatro para 3.000 personas en Santiago de Chile, al que él no iba hacía años, y sumále a eso que lo tenía a Pedro Aznar de invitado, con quien tocamos en trío, David, Pedro y yo. A pesar de tanta tensión, estuve muy concentrado y David se dio cuenta, Cuando me presentó, dijo: ‘Les pido un gran aplauso a Cristian Hubert que en dos días sacó 25 temas para poder tocar acá’. Realmente me hizo sentir bien y me dije ‘misión cumplida’ jaja Esa fue una de las buenas que pasé tocando con él, pero también pasé algunas que no pensaba que podía pasar, no todo fue perfecto.



-Tenés un gran historial con muchos artistas ¿tenés historias divertidas que siempre recordás, y de alguna situación decepcionante con algún músico en vivo o estudio?


-Una de las historias divertidas, fue la que tuve con mi primer concierto con David, y la otra que fue decepcionante, fue con Los Loprette.



-Aparte de la música ¿qué hiciste en este aislamiento: leíste o viste series?


-Aproveché el tiempo para estudiar, y te puedo contar como primicia que desde el año pasado estoy componiendo para una película, en la que Fabi Cantilo hizo el guión y va estar en el papel protagónico, con dirección de Gabriel Greco y varios actores y músicos muy conocidos -que prefiero no nombrar por si después no están- que se iba a empezar a filmar este año, pero con este tema de la pandemia o cuarentena eterna se supone que será todo para el próximo año. Me gusta mucho el cine, por eso algo que me puso muy feliz es componer música para una peli, gracias a Fabi que me tuvo en cuenta y me lo ofreció. Hace años que quería hacerlo pero nadie te pasa un dato si no es que estés en ese medio. Series casi no veo, me gustan mucho más los largometrajes y mucho más las versiones de historias reales. De las últimas y mejores que vi fue ‘Darkest Hour’ la que hizo el genio de Gary Oldman personificando a Winston Churchill ¡es excelente!!!



-“El Otro Lado” es un disco producido, arreglado y compuesto por vos. Como profesional fue un gran gusto colaborar antes con Fabi Cantilo, Claudia Puyó, El Negro García López y Mario Parmisano, pero ahora como músico: es un orgullo que aceptaran participar de tu propio disco, no?


-Sí, totalmente: fue un orgullo para mí. Cuando les propuse grabar en el disco que estaba haciendo, ninguno dudó en decirme: ‘dale!! llamáme y combinamos’ y así fue. Te aseguro que el resultado sobrepasó mis expectativas… y después me di cuenta que a ellos también.




Conocé las páginas de CRISTIAN HUBERT:


Facebook: CristianHubert

Linkedin: cristianhubert

Instagram: @cristian.hubert



Links del disco EL OTRO LADO


SPOTIFY - YOUTUBE



Principales discos en los que participó: