• #celebridadesensl

TERCER MUNDO: el renacer de FITO PÁEZ entre ilustres amigos, resacas y el surrealismo social

Tras el fulgor de sus primeros discos, en donde se posicionaba como el heredero natural de la tradición musical marcada por Charly García y Luis Alberto Spinetta, y la oscuridad reflejada en su obra por el trágico asesinato de dos familiares muy cercanas, TERCER MUNDO mostró a un FITO PÁEZ sacudiéndose el polvo de los ajetreados años de su primera juventud y mostrando solidez para los tiempos de éxito comercial que se avecinaban.


En una sociedad que se movía de manera simbiótica con las dulces promesas neoliberales, el rosarino se animó a utilizar por primera vez cuerdas, arreglos de vientos e invitar a figuras como los propios Charly, Spinetta y David Lebón, para darle forma a una cuidada producción, que se movía entre distintos ritmos y letras que buscaban la luminosidad en medio de una cruda realidad.


TERCER MUNDO fue la séptima producción del músico, tras las ediciones de “Del 63”, “Giros”, el EP “Corazón Clandestino” “Ciudad de pobres corazones”; “La La La” -junto a Spinetta- y “Ey!”; y al momento de su realización convivió con un proyecto paralelo llamado “Novela”, que nunca vio la luz.


La placa contenía los temas “El chico de la tapa”, “B.ode y Evelyn”, “Tercer Mundo”, “Religion song”, “Fue amor”, “Yo te amé en Nicaragua”, “Carabelas nada”, “Los buenos tiempos” y “Y dale alegría a mi corazón”; en tanto que la edición en CD de la época traía como bonus la canción “Hazte fama”.


“Estaba el spanglish con `Religion song´. Estaban las mañanas alcohólicas leyendo a Buarque en Caballito, en `Carabelas nada'. Estaba el tango de una manera muy ominosa, pero a la vez pasado por el filtro del jazz. Había otros colores. El deseo de esos dos gatitos escapando a la policía, en `B.ode y Evelyn´. Había cierto desencanto de los chicos de `11 y 6´, en “El chico de la tapa”, dos vidas que ya estaban rotas”, describió FITO al repasar esas canciones. Y añadió: “Había como una mirada más multicolor del mundo. Estaba también `Y dale alegría a mi corazón´, que vamos a romper el mito y vamos a contar que es una canción escrita para Fabi Cantilo”.

Aunque mantenía una larga relación musical y personal con ambos, fue la primera vez que el artista convocó a Charly y Spinetta como invitados en un disco suyo, en una larga lista que incluyó también a David Lebón, Celeste Carballo, Sandra Mihanovich, Liliana Herrero, Fabiana Cantilo, Osvaldo Fattoruso, Jorge “La Bruja” Suárez y el actor Alejandro Urdapilleta, entre otros.


Ellos se sumaron a la banda estable conformada por Ricardo Verdirame en guitarras; Guillermo Vadalá en bajo; Daniel Colombres en batería; Y el propio Páez en teclados.


“Las invitaciones se dieron como algo relajado. A Luis y a Charly los veía todo el tiempo. Otro de mis héroes fue David y, en un momento, me dije: `¡Qué lindo sería tener a los Pescado Rabioso cantando juntos´. Así que esa fue la situación por la que lo llamé a David. ¿Por qué no hubo antes? No lo sé”, replicó FITO.

En este punto, recordó la presencia de Pedro Aznar en “11 y 6”, incluido en “Giros”, de 1985; destacó que “Fabi estaba casi abonada a todos los discos” y señaló que en su primera placa, “Del 63”, estuvieron Carlos García López, Oscar Feldman, Rubén Goldín y Daniel Melingo.


“Respecto a los invitados, a veces tenés que buscar cosas muy específicas que vos no tenés y vas en busca de aquel artista que puede dártelo. Generalmente, funciona”, precisó.

Fito Páez: "Con 'Tercer Mundo' empezaron a aparecer los colores en mi vida"


Hace 30 años, el recorrido artístico del músico rosarino FITO PÁEZ daba un giro a partir de la edición de su séptima producción discográfica TERCER MUNDO, un álbum con el que iría cerrando su duelo personal iniciado en “Ciudad de Pobres Corazones” y que anticiparía la luminosidad y el éxito comercial alcanzado con su sucesor “El Amor Después Del Amor”, dos años más tarde.


“Lo que siento que me pasó con el álbum es que iba abriéndome cada vez más. Iba saliéndome un poco de la nube negra que venía arrastrando desde el asesinato de mis abuelas. Entonces decidí ponerme un pantalón amarillo, Sergio Pérez Fernández hizo un hermoso logo multicolor, empezaron a aparecer los colores en mi vida. También se dio en la música porque había metales, cuerdas, muchos ritmos diferentes, otra realidades”, dijo el artista.

Y completó al analizar el impacto que tuvo el disco en su vida: “Había algo como en `El Color del Dinero´, cuando Paul Newman pega el tacazo y dice `I`m back´ (`Estoy de regreso´). Bueno, esa es la sensación que recuerdo”.


Grabado en agosto de 1990 y editado en noviembre de ese mismo año, el impacto de la placa sorprendió e hizo cambiar de planes al propio Páez, quien había proyectado un exilio por su desacuerdo con las políticas neoliberales implementadas por el entonces presidente Carlos Menem; pero decidió quedarse e iniciar la etapa más exitosa a nivel comercial de su historia.


En una entrevista con FITO PÁEZ recordó los pormenores de la creación de esta importante producción, analizó el contexto y dio su punto de vista sobre distintos aspectos del álbum.


-¿Cuáles son los primeros recuerdos que aparecen en torno a la creación y grabación de “Tercer Mundo”?


-Lo primero que se me viene a la cabeza es que el título era una respuesta a la idea del peronismo en aquel momento que era ingresar al primer mundo. Yo tuve una pelea bastante rabiosa en aquellos años porque andaba por el país y veía un país roto, entonces era muy extraño escuchar los discursos del gobierno y ver el país hecho bolsa. Y también recuerdo un intento de salida del fantasma de “Ciudad de Pobres Corazones”. Todavía estaba tratando de escaparme de aquel hecho. “Ey!” había sido un primer buen intento, pero “Tercer Mundo” me daba la sensación de algo más encaminado hacia la recuperación de un bienestar. Sin dejar de observar lo que pasaba a mi alrededor, que es lo que he hecho siempre.



-En aquellos días había anunciado que se iba del país. ¿Pensó este disco como una especie de despedida, de balance o la explicación de su exilio?


-Había roto con mi mánager, no había conciertos, se vivía en este desenfreno que decía del país productivo, no tenía cómo pagar el alquiler, y en un momento le dije a un periodista: “Me parece que me voy a ir de acá”. Estaba sin hijos así que dije: “Voy a viajar un poco, a buscar mi destino”. Después de estar erráticos y en experiencias bastantes "borders" (risa) propias de la juventud, nos llaman desde Buenos Aires y nos dicen que “Tercer Mundo” se había convertido en disco de oro y que había un montón de Gran Rex por delante y que, posiblemente, nos esperara un Obras en diciembre. Así que volvimos vencidos a la casita de nuestros viejos, pero con un galardón muy importante y con una especie de futuro alentador. Pero no fue balance ni nada. Era una oportunidad en todo caso, puesto en perspectiva de aquellos años de juventud.


-¿Considera que con canciones como “El chico de la tapa” y “B.Ode y Evelyn” se comenzó a ver más su perfil de cronista?


A mí me gusta cada vez más como terminar la idea de los oficios. Cronista es Leyla Guerrero. Cancionista, Paul McCartney, Chico Buarque. Una de las tantas ventanas que tengo como parte de mi ADN es que se me cuela el cuentista, o el novelista. Ahí siempre meto o intento contar alguna historia dentro de las canciones, que no es un género preparado para tolerar una historia. A veces funcionan bien. Pero no es una pretensión, es como un recurso más para trabajar. Incluso, a veces la crónica o contar determinados hechos es un atajo para llegar rápido a la música que ya está compuesta, tiene su forma. Y es el territorio ideal para que una historia cobre vida. Pero no siento que ahí se plasme algo que no haya estado antes. Vas a encontrar mucho así antes de “Tercer Mundo”.



-¿Puede considerarse este disco como una bisagra hacia la madurez?


-Me cae tan mal la palabra madurez. No me gustó nunca. Gerardo Gandini una vez me dijo “La música no evoluciona”. La música es un lenguaje que está ahí y vos vas, te nutrís, te informás, buscás, investigás. Pero la música no implica una evolución darwineana. Lo que uno hace es jugar, a veces con más recursos, a veces con menos. Cuantos más recursos tengas, vas a poder explicar situaciones más complejas. Sacando un poco la coyuntura de “Tercer Mundo”, “Ciudad…” era un álbum totalmente sólido y delirante, y creo que con “La La La” y “Giros” conforman un bloque de álbumes que decís: “Acá hay algo”.


-La madurez que remarcaba del disco también era sonora. Aquí aparecen por primera vez orquestaciones con cuerdas. ¿Era algo que ya estaba latente en su obra y aquí pudo concretar?


-Fue rubricar un poco lo que ya había experimentado con Luis Alberto (Spinetta), en “La La La”, que es ver cómo funcionaban las cuerdas en algunos temas y, después sí, el jugar con los metales: Fue el comienzo de una relación con la orquesta y ese tipo de formaciones que después siempre me divirtió mucho abordar.



-La canción “Tercer Mundo” posiblemente será una de las más descriptivas que haya escrito con un gran collage de época. ¿Qué puede comentar al respecto?


-Da una especie de muestrario de la época, como un nuevo cambalache pop, sin la gravedad del texto de Enrique Santos (Discépolo). Un cambalache pasado por (Andy) Warhol. Están todos juntos. Es como una especie de “inferno” en el cual estamos todos. El pandemónium que era también esa época. Fue el primer rap grabado en español. Un hermoso mamarracho. Aún lo toco generalmente en mis conciertos en vivo.



Fuente y fotos: Télam