• #celebridadesensl

Fran Vázquez



El cantante FRAN VÁZQUEZ lanzó DÓNDE VAMOS?, el primer EP de su carrera solista, en las que exhibe cinco canciones llenas de melodías pop, vaporwave e influencias del synth pop de los 90’s, con “Bailo con mi Sombra” como corte de difusión. Oriundo de Lincoln (Buenos Aires), FRAN ganó la atención del público consagrándose ganador de Talento Fox en la edición 2018, con la que dio inicio a una carrera que tiene vuelo propio, con una estética fuerte y un sonido único en la escena. En esa ocasión, VÁZQUEZ participó del reality musical que tuvo a Lali Espósito, Wisin y Diego Torres como jurados, y sin tomar clases de canto: Fran ganó el certamen de Talento Fox. Con 23 años, el lanzamiento de su debut discográfico fue días antes de representar a Argentina en el Festival Internacional de Viña del Mar, que se realizó del 23 al 28 de febrero, en la Quinta Vergara, con el tema “Bailo con mi Sombra”.

“No paramos de laburar, con mi equipo seguimos componiendo y sólo falta esperar que puedan salir a la luz”, le dijo entusiasmado FRAN a CELEBRIDADES EN SAN LUIS. Debido al aislamiento obligatorio, se suspendieron las actividades artísticas pero VÁZQUEZ ansía salir a cantar por el país y pasar por la provincia. “No conozco San Luis, me encantaría ir. Sé que es un lugar hermoso y me gustaría visitarlo como turista, y, sin dudas, incluirlo en mis giras”, aseguró el joven artista.

-¿Habías tenido performances antes del certamen? -No, no musicalmente. En el colegio siempre fui el típico alumno que actuaba en todos los actos y que hacía de San Martín, de Belgrano (risas) de todos, pero en cuanto a la música, no había tenido una performance. Sólo había cantado delante de algún que otro amigo, en plan muy tranquilos, en una casa y situaciones así, pero me costaba mucho, la pasaba bastante mal. -¿Cuáles son tus influencias? -Son bastante variadas pero crecí escuchando mucho a Michael Jackson, Prince, Whitney Houston, a Celine Dion por mi mamá, más que nada quien me inculcó eso. Después a medida que fui creciendo me quedé con Michael y más grande con Bruno Mars. Me metí en el mundo del pop más alternativo, y conocí a un montón de artistas de ese rubro. Fueron muy variadas mis influencias. Sí hubo siempre una tendencia al género pop, me gusta mucho el pop alternativo. Es esta capacidad de poder hablar de lo que querés y tener esa libertad de salir a decirlo de la forma que querés, lo que querés, usar los sonidos que querés. Siempre estuve muy identificado con eso. -¿“Dónde Vamos?” tendrá soporte físico o directo a las plataformas digitales? -Por ahora irá directo a las plataformas digitales ¡me encantaría con un formato físico! pero bueno, todavía no, pero si está en las plataformas digitales, claro.

-¿Hay más composiciones por delante? -Sí, muchas, no paramos de laburar, así que seguimos componiendo y hay cosas armadas, en camino, algunas más listas que otras pero hay. Sólo falta esperar y que puedan salir a la luz. -En la gran final se vio al jurado y al público muy entusiasmados con tu actuación ¿lo notaste mientras cantabas? ¿podías ver las caras de la mesa o la gente? -No sé, en la final tenía como una especie de bloqueo mental. No sé bien cómo se vivió del otro lado, porque bueno, estuve un poquito en un limbo (risas) así que no te podría decir mucho cómo se veía desde afuera. -Más allá de las charlas y consejos profesionales que te dieron en el certamen ¿qué valores rescatás de Lali Espósito, Wisin y Diego Torres? -La humanidad, la parte humana y personal. Se mostraron bien -te hablo de mí- siempre fueron muy humanos conmigo, no sólo frente a las cámaras, de repente, cuando no había cámaras fueron muy de… no quiero decir de ‘¡par a par’ porque es muy… que se yo, pero sí, de persona a persona. Estuvieron todo el tiempo respetando ese costado humano y me pareció súper lindo.

-¿Qué imágenes se te aparecen desde el momento que decidiste anotarte en el concurso y de ahí a ser el centro de los reflectores en la final? -¿Imágenes? no tengo muchas porque medio que me llevó un poquito por delante (risas) así que no sé pero sí que fue un gran blanco hasta que terminó y ahí pude empezar a recapacitar un poco. Hubo mucho crecimiento, realmente. Entré siendo una persona con muchos sueños y deseos y ganas de, pero que no estaba haciendo nada por eso, y cuando terminó todo, algo se prendió en mí, que fue esa cosa de decir '¡bueno, ya está! a partir de este momento empiezo a trabajar duro porque esto es lo mío’. Así que creo que las imágenes quedan en medio de ese crecimiento, todas esas puestas a prueba, llevar al límite las posibilidades de uno, no? de las posibilidades para ese momento, que fue lo primero que hice. -¿Cuáles son tus sensaciones de cantar para algunos pocos testigos al inicio y en tan pocos años a pisar el escenario del Festival de Viña del Mar, uno de los más importantes de Sudamérica? -Y: ¡una locura! (risas) fue un proceso quizás para algunos rápido, pero a la vez de mucho trabajo personal. Y hemos compartido con cierta gente, en todo este tiempo, de trabajar más en estudio y sólo dedicado a eso. Siento que ahora todo empieza a salir y dar sus frutos y esperar la posibilidad de mostrarlo y que empiece a tomar vida, no? que la gente escuche mis laburos y quizás encuentre algún tipo de identificación con mis letras o las melodías o los sonidos o simplemente le divierta… o no. Pero bueno, tener la posibilidad de mostrarlo y que pueda escucharlo me parece que es increíble en este tiempo. Hay mucho laburo puesto, muchas ganas, así que estoy súper feliz de tener estas posibilidades que se me van dando. Escuchá a Fran Vázquez y “Bailo con mi sombra”

Fran Vázquez “Bailo con mi sombra”, en la Competencia Internacional Festival de Viña 2020, por Argentina