• #celebridadesensl

Jóvenes Pordioseros detonó el Valle del Sol Rock Volumen 3



En un fin de semana extra largo, JÓVENES PORDIOSEROS fue parte de la grilla que conformó la jornada del Valle del Sol Rock Volumen 3, en la cual el rock y el reggae coparon el Balneario Municipal en la Villa de Merlo, en la que tocaron “La Gloriosa LJP”, Ella es tan Cargosa y Nonpalidece junto a bandas locales.


Tras la conferencia de prensa y el anuncio de los conductores, subieron los Pordioseros y comenzaron con “Pegado” y seguido “Esto No Se Ve”.


Banda acostumbrada a curtir el escenario en vivo, los músicos salen al ruedo sin lista, y en pequeñas reuniones frente a la batería de Lucas Fiorentino, deciden cual es la siguiente.


“¿Están bien? ¡viva el rocanrol!” agitó Cristian “Toti” Iglesias a su público, más de 3000 cuerpos que cantaron el mix de “Intoxicado” (Viejas Locas) y “Cowboy” (Ratones Paranoicos), dos de las grandes influencias nacionales del cantante y guitarrista.

Toti con mucho carisma, caminó el escenario mayor “Antonio Esteban Agüero” y con velocidad, hacía ondear la bandera argentina que tenía en su espalda, como una capa de superhéroe barrial. Además de sus pasitos “mickjaggerescos” habituales, metió el “moonwalking” de Michael Jackson por momentos, y hasta realizó un bautismo con fernet sobre sí mismo. “Disculpen mí desprolijidad pero soy así”, se excusó el líder de la banda que no duerme.




“Dedicada a una ex pareja que ahora está acompañada”, se quejó antes de “Nunca Me Enseñaste”, y continuaron con “Pánico” y “Lobo”. A modo de anécdota, en el hotel, el televisor del lobby fue copado por los futboleros que vieron ganar al equipo de Maradona (algunos cantaron “Lobo” en versión cancha ante la visión sorprendida -y divertida para algunos- de la comitiva de jubilados que estaba ahí) con gritos eufóricos por el triunfo de D10S (que tuvo a Guillote al lado esa noche) y emprendieron el camino al Balneario.

“Éste es de 2004… somos más viejos que jóvenes pordioseros”, confesó Toti antes de interpretar una acelerada “Yo No La Quiero Dejar”, que tuvo un encendido solo del guitarrista Germán Drago.


También realizaron el original mash-up de un tema de Rodrigo con los Rolling Stones, tuvo la letra de “Por Lo Que Yo Te Quiero” con la música de “Paint It Black”.


A las teclas de Gustavo “Zorry” Cejas, hubo un intenso acompañamiento de vientos, con los bronces de Semilla en la trompeta y Emi al saxo.


“Viva la familia: se puede ser rockero igual”, comentó un exultante Señor Iglesias, fascinado en su reciente rol paterno. Tal vez por eso se enterneció y quiso cantar con una nena que estaba a hombros del padre tras la barrera… pero al subirla ¡se largó a llorar y volvió con su familia!

La base rítmica formada por el bajista Leo Raffa bajo y Fiorentino también aportan coros y en “Descontrolado” quedó comprobado.


“En Panacea estuve” y “San Luis siempre me dio su amor” improvisó en el tema de A77aque, “Espadas y Serpientes”, que terminó con un Toti convertido en escalador extremo, al trepar hasta lo alto de la torre de sonido (y seguir cantando) y al bajar se despidió. Se despidieron sin bises porque excedieron el tiempo sugerido de actuación. Y así terminó otra misa stone.


Tras la lluvia del día anterior, una tranquilidad climática se apoderó del lugar, no así la calma, ya que la versión rockera del festival tuvo a más de una docena de bandas locales y regionales y tres exponentes de distintos géneros como números principales.


Los grupos soporte fueron Pawk Trío, Mostroso y Chingones, Poca Soda y la Piturra, Blackrow, Ormigas, Mekoroké, Dynamo, Pino Callejas, Saint Louis (not only) Blues, Oportunistas del Conurbano y DAC2, a quienes intercalaron con las bandas centrales.


Tras la finalización de la 47° edición del Festival Nacional Valle del Sol, con preponderancia de artista folclóricos y de la 3° edición de Valle del Sol Rock, casi 24 mil personas pasaron desde el 22 al 25 de febrero por el Balneario Municipal de Villa de Merlo, convocados por las variadas propuestas culturales.