• #celebridadesensl

Celebridades en San Luis con Javier Calamaro, en una intensa jornada

“Hay una calidez y calidad de gente que me siento muy a gusto en San Luis”, JAVIER CALAMARO


A pesar que JAVIER CALAMARO se presentó en San Luis en varias oportunidades y a lo largo de las décadas, en diferentes formaciones y formatos musicales, la estadía del último fin de semana de junio será inolvidable. El jueves 27|06 se presentó en una cervecería merlina, tuvo un asado con amigos locales y colaboró con un merendero social. Al otro día tocó en el restó ALL RIGHT en La Capital puntana y la travesía cuyana concluyó en Alvear, Mendoza… pero el viernes su día comenzó muy temprano y CELEBRIDADES EN SAN LUIS pasó todo el día con él.


JAVIER llegó a la Capital en compañía del pianista Leandro Chiappe, la manager Muriel (con un ramito de flores en la mano, de lavanda salvaje) y Jorge Fernández, responsable del bar puntano. “Es muy lindo estar en la República de San Luis”, comentó contento JAVIER en el estudio de Canal 13, mientras finiquitaban detalles para la entrevista del matutino televisivo, realizada por Samanta Mendoza para La Mañana del Trece. “Con la voz matinal quedan bien los temas de Pappo pero quedan feos los míos”, bromeó CALAMARO, tras probar sonido con “Desconfío”, entre las risas cómplices de los técnicos y curiosos que se acercaron con sus celulares al set del canal. “Es voz de aguardiente”, agregó. “Hay una calidez y calidad de gente que me siento muy a gusto en San Luis”, expuso JAVIER en un tramo de la nota. Tras el reportaje, se despidió con “Este Minuto”.


CALAMARO, que adoptó un modo de vida saludable, deportivo y extremo con actividades al aire libre, tiene un proyecto televisivo que realiza en distintas provincias, un programa que estrenará en la Televisión Pública próximamente. Por tal motivo tuvo una reunión privada en la oficina del Parque de las Naciones.

“Este mediodía me reuní con @javiercalamaro para charlar sobre algunos proyectos que vinculan la música con el turismo en la Provincia y el país!!!” expuso en las redes sociales el Secretario de Urbanismo y Parques Sergio Tamayo. Con ellos estuvo el jefe del Programa Promoción Turística, Ariel Gómez Arroyuelo.



Después del encuentro protocolar, CALAMARO conoció al Pappomovil de Fernando “Pappo” Balagué, director de la escuela de rock “Norberto Pappo Napolitano” y tuvo en ALL RIGHT un extenso almuerzo (y una relajada sobremesa) que complotaron contra las ganas de realizar un trekking que habían planeado. El triunfo de Argentina contra Venezuela en los tramos finales de la Copa América calmó los ánimos.


Durante la comida, CALAMARO, que es un buen relator de anécdotas, fue escuchando con atención y además escuchó historias a su alrededor, y entre los comensales estuvieron el pianista MARTIN BARROSO y la percusionista MARO CORONEL, que entre idas y vueltas aceptó el convite y llevó su cajón rítmico a la noche.


Por la noche, con puntualidad y ánimos festivos, entre las mesas aparecieron los músicos para instalarse en el medio del salón. En el camarín, CALAMARO dejó una campera camuflada, y al subir al tablado estaba vestido de negro, con jean y remera del grupo sureño norteamericano “Lynyrd Skynyrd”, un pañuelo largo con calaveras y la voz de siempre.


En casi todos los temas (excepto los tangos) usó una guitarra acústica. A su lado estuvo “el Maestro Chapa” en pianos, asistencia de la programación de las pistas, en coros y las palmas cuando ameritaba la situación, para un set acústico cargado de energía sónica.


Con el tema inicial logró los primeros coros, “Navegar”. En “No me nombres” JAVIER enfrentó al publicó y los dejó cantar, y el Maestro Chapa hizo honor a su tarea docente sobre las chapas (las teclas).


Con la presencia de Mariela “Maro” Coronel en cajón rítmico, la percusionista de “The Cornezuelos” los acompañó en “Mujeres y vino” -de Los Guarros- y “Borrachos de carnaval”.



El flamante trío interpretó con pasión las canciones -que la invitada recién pudo practicar apenas unas horas antes- con sus sombras detrás, recortadas por las luces de frente y el rebote de los flashes de los celulares.


En comunicación exclusiva con CELEBRIDADES EN SAN LUIS, JAVIER contó que le gustan más los shows en bares y teatros por esa intimidad que no ofrece un festival masivo. Por tal razón, esa noche, educado y diplomático, se acercaba a las primeras mesas a escuchar pedidos.


A dúo encararon “Euforia y furia”, su último single en rotación, en colaboración con otro colega de la colectividad, Coti Sorokin. “Este minuto” (dedicado a su padre, y en vivo, a los de todos los presentes), después “Espérame en el Cielo”, del autor portorriqueño Francisco “Paquito” López Vidal, y hasta bromeó con su situación espiritual. “Un ateo como yo hizo un tema que se llama Mi Religión”, y fueron de la rumba a la tango, con “La última curda”, y “un tango guarro”, como “Malevaje”, que sostuvo el lucimiento mutuo. El Maestro fue y volvió por las teclas y él, como buen rockero, entonó serio las estrofas arrabaleras con el pie apoyado sobre el monitor.


Fuera de lista, uno de Silvio Rodríguez, “Sueño con serpientes”, que el compositor le dedicó a Hebe, la hermana mayor de JAVIER, y fue tocado con un riff sucio como pasado por el filtro grunge de “Soundgarden”. “El maestro Atahualpa Yupanqui me pidió, desde el más allá, que brinde con ustedes”, anunció antes de “Piedra y camino”.


La felicidad explotó al sonar “Vamos a la ruta”, con palmas y gritos del total de los presentes hasta que lo dejaron cantar su mayor hit. Después otro éxito, “Bajo tu piel”, dedicado a “Indio” Márquez, guitarrista y fundador de Los Guarros, en una versión country con sonidos de pedal steel.


“Fue una verborragia de placer”, definió JAVIER al terminar su set.

“Esta es la versión mejorada”, dijo de sí mismo un joven artista de 54 años, que está vital y jovial, y el público lo notó. Estuvieron frente a un hombre que abandonó los excesos rockeros, se dedicó al deporte y que se siente rejuvenecido al conducir un programa que lo lleva por Argentina y que tendrá su versión puntana cuando se emita por la pantalla de la Televisión Pública.



“Volveremos”, expresó a modo de despedida, con slogan político, que completó con un “Hasta la victoria siempre” y los dedos en V.

Con paciencia, soportó una larga fila de fans que pidieron besos, abrazos, fotos con celular y hasta firmas en vinilos de Los Guarros.