• #celebridadesensl

La Delio Valdez le metió calor a la noche puntana



El Cumbión de LA DELIO VALDEZ hizo bailar a los puntanos, que no se perdieron una fiesta que comenzó temprano en el Salón Onasis, con el festivo repertorio del Dj Sonido Parrandero, que fue el maestro de ceremonias de los bailarines antes y después del concierto. La gente meneaba acompañado y se bailaba sin pudor, solos, en parejas y grupos. Las camisas floreadas y las prendas cómodas fueron “el must” de la noche.


En la entrevista previa, el saxofonista Pablo “El Oso” Broide le comentó a CELEBRIDADES EN SAN LUIS que la orquesta tenía una actitud rockera y comunitaria pero queda claro que solamente el desborde es sobre el escenario. En el camarín sólo había un catering de frutas, aguas varias y poco alcohol.


Después de una lluvia de bronces que anunció el comienzo, apareció una verdadera tormenta de color desde todos los costados, que potenció el calor en el espacio. Por un extraño efecto lumínico, el reflejo de los reflectores celestes se recortaban en las chapas del techo y su forma las desparramaba como relámpagos.


LA DELIO tiene varias visitas a las localidades más grandes de la provincia y un ejército de fans que creció en cada show, por lo que es sencillo para el grupo presentarse con sus mejores canciones y darle el mayor espacio en la lista a más temas del último cd, “Sonido Subtropical”, ganador del Premio Carlos Gardel, entre ellas “La Cancioncita”, “Inocente”, “Amnesia Total” y “La Resbalona”. Son una orquesta ajustada para nada formal, pero no por eso desordenada.



Después de la Intro instrumental, Ivonne Guzmán se hizo presente con “El Niño”, en la cual la colombiana hizo uso de toda su sensualidad caribeña, que tan bien encaja en la propuesta sónica del combo argentino.


Cuando sonó “Cumbia Sobre el Mar” con Black Rodríguez Méndez en acción, el galante cantante subió con un ramo de flores (que tiró al público) y una guirnalda floreada. Con modismos de cantor caribeño, seductor y canchero, la magia de La Delio estaba completa.


La orquesta genera una conexión entre público y artistas que forjaron una empatía bailable que se disfrutaba sobre y debajo del escenario. Logran generar el ambiente familiar desde adentro hacia afuera. De hecho, Black es el padre del timbaletero Pedro y el trombonista Milton.


Al costado del salón estaba el stand de la Cooperativa La Delio, que montó un surtido y efectivo “kiosco independiente, cooperativo y autogestionado” en el que los fanáticos (de los viejos y de los que cosecharon en esta visita) se pusieron al día con remeras, gorras y la discografía.


Al no estar presente en cuerpo, pero sí en su voz, en “Santa Leona” hubo puños en alto mientras escuchaban fuerte y claro el relato de Taty Almeida, integrante de Línea Fundadora de las Madres de Plaza de Mayo, que recitó unos versos en el track. Hasta posaron con una bandera argentina con la frase “la Gira del Cumbión”, de un seguidor que no les pierde pisada.


Con Ivi de nuevo en escena, el público festejó el clásico “Amargo y Dulce”, coreó fuerte el hit “Inocente” y aplaudió “Amnesia Total”. Black se hizo cargo de “Joyita Norteña” y “Corazón Cumbiambero”. Como pasa en los Auténticos Decadentes, ‘cualquiera puede cantar’ y tomaron el micrófono Manu Cibrián que cantó en “Uco de Noche” y “Lamento Mariachi”, y Pedro interpretó “Por Dios Que No”.

Si hay un tema que define el final de una fiesta, puede ser “Borracho y Amanecido”, que dejaron al cierre.


En el que fue su show más popular hasta el momento en San Luis, fueron más de 90 minutos de agite en vivo, canciones, y muchos, pero muchos bailes.


Antes, la función comenzó con el set de La Negra Libre, un combo femenino local que interpretó “Summerblack”, “Serenata Puntana”, “Vete Jack” y “Esta Cumbia”, una canción dedicada a LA DELIO, que tenía apenas unos días de composición. En camarines compartieron saludos y risas con LA DELIO, quienes vieron su show al costado del escenario.