• #celebridadesensl

LLUVIA CONSTANTE tan intensa como conmovedora


Anoche debutó LLUVIA CONSTANTE protagonizada por Joaquín Furriel y Rodrigo de la Serna. Entre tachos, latas y cubiertas aparecen Joaquín Furriel y Rodrigo de la Serna miran de frente al publico y les hablan, pero como Rodo y Dani. Ambos actores comienzan a contar anécdotas hasta que cada historia se va uniendo a la otra para derivar a la historia central que es la amistad.


Rodo y Dani son dos policias amigos que se conocen de niños, Dani, siempre al límite del bien y del mal, está casado y tiene hijos; Rodo, más introvertido y medido, es soltero.


Son compañeros fieles que todo el tiempo se están salvando. Juntos vivieron, y vivirán, diversas experiencias, las cuales narran; aunque algunas con un tono de humor, con un trasfondo siempre triste. La lluvia empieza en determinado momento y ya no cesa. La historia se va volviendo cada vez más densa, hasta que ambos personajes se verán enfrentados. La tragedia, que venía latiendo, es inevitable. La lluvia embarra, pero también purifica.


Ambos actores se mueven con soltura por todo el escenario, van y vienen. En ocasiones, queda uno solo con el espectador, al cual llega a conmover tanto como cuando están los dos. Transitan por todo tipo de emociones: pasan de la risa al llanto, de la impavidez a los exabruptos.


En sus narraciones, al público le parece ver a la mujer de Dani y sus hijos, a la prostituta que este le presenta a Rodo, al cafisho que juega con la vida de esta pobre mujer. Historias de vida penosas. Historias de gran verosimilitud conseguidas por un conjunto de herramientas empleadas con precisión: iluminación, música, escenografía, texto, actuación, dirección.


La obra, escrita por el dramaturgo estadounidense Keith Huff, no es sencilla de contar y, quizá, tampoco resulta de gran atractivo. Sin embargo, bien interpretada logra cautivar. El espectador, sin duda, queda envuelto en encontradas sensaciones.