• #celebridadesensl

Massacre en Morrison Auditorio



Apenas se anunció el show de MASSACRE en Mecha Town, los fans del grupo encararon hacia las boleterías para conseguir sus tickets a esta celebración skater el 05|03 en Morrison Auditorio (Ruta 148 Extremo Norte Km 765, Villa Mercedes) con entradas anticipadas a 300 pesos.


En comunicación directa con Guillermo Cidade, el astro conocido como WALAS, le contó a CELEBRIDADES EN SAN LUIS por qué tocarán en esta gira sin su baterista oficial, cómo fue que el mismo día a la misma hora hacía un show con Massacre y cantaba con Soda Stereo al mismo tiempo… pero en Bogotá, y su visión de la imparable tercera ola verde.


“Estamos exultantes de ir para allá. Tenemos muchas ganas de subirnos al micro de gira, y además con algunas sorpresas, que ya te voy a contar”, anticipó misterioso el líder de la agrupación de rock alternativo y skate rock, apenas atendió. Para destacar es que el show mercedino será el primero del mini tour que los trae por la zona. “Siempre hacemos giras breves, de tres o cuatro recitales, y el primero es ahí, en Villa Mercedes”, aseguró el frontman de esa entidad llamada MASSACRE.


Ameno y divertido, aún tosiendo con carraspera, WALAS es un entrevistado al que da gusto dejarlo hablar, porque la entrevista se transforma rápidamente en una charla, ya que toda su info está linkeada y hay que estar atento a las referencias de la cultura pop, conocer su amor por los discos y dejarse llevar como un skater por la pendiente.



-¿Cómo manejaron a este asunto de haber pasado 30 años y continuar en la escena?


-Y sí, somos una de las pocas bandas que hace 30 años no ha parado de tocar nunca. Hace poco hacíamos un racconto y hay muy pocas bandas de las que empezaron en el 87 o por ahí, que siguieron, que no tuvo separaciones ni parates, que seguimos tocando siempre, siempre. Se ve que tenemos mucha vocación, que tenemos muchas ganas porque no siempre fueron épocas de éxitos sino estuvimos muchos años en el underground, así que somos de las pocas bandas que nunca pararon de tocar.


-Lo importante es mantenerse, hay que lograr un ritmo y mantenerlo, no?


-Exactamente, sí, eso lo decía una amiga nuestra que es la manager de -Andrés- Calamaro (Olga Castreno), que decía ‘una cosa es llegar y otra cosa muy distinta es mantenerse’. Llegar, llegás, a través del medio que sea: de un éxito o un escandalete llegás a la notoriedad, pero mantenerse es muy, muy difícil. Nosotros, por ejemplo, tocamos el sábado pasado en La Trastienda, que es un lugar muy prestigioso de Buenos Aires y entran 800 personas, el asunto es que hace años que tocamos 10 veces por año en La Trastienda y lo llenamos siempre, no hay año que no tocamos, por lo menos, 10 veces por año. Hay años de más crisis, no solamente económicas sino con respecto a lo artístico y demás pero siempre, siempre tocando.



-En estos tiempos de facilidad para escuchar música en las plataformas digitales ¿por qué se siguen editando en formato físico, como vinilos y cds?


-Se siguen editando, primero para poder abarcar lo tangible, para tener algo que puedas abrazar. Como podés abrazar a tu abuela, o a la gente que querés, o a tu perrito, también abrazas el disco, el libro. El formato físico siempre va a seguir existiendo porque necesitamos aferrarnos a cosas que nos hagan sentir que estamos vivos y que no somos hologramas ni que somos inteligencia artificial. Después estamos los románticos, que nos gustan las disquerías, las librerías, las ediciones originales, los vinilos, las reediciones, los de 180 gramos, los fetiches en los que entran en juego un poco el romanticismo y otras necesidades, y también el marketing, por supuesto, el Occidente capitalista también entra en juego, siempre va a existir el formato físico.


-¿Ustedes van a lanzar otro?


-Ahora estamos empezando a grabar un disco nuevo… digo ‘disco nuevo’, que va a ser en realidad un puñado de singles que van a ir saliendo de a uno, como se hace ahora, pero después todo eso va a ir a parar a un álbum, que va a tener un título, diez, doce temas, así que bueno, hay que adaptarse a los tiempos que corren pero hay que tener fidelidad con lo que a uno le gusta, porque los discos siempre van a seguir existiendo.


“Somos una de las pocas bandas que hace 30 años no ha parado de tocar nunca, que no tuvo separaciones ni parate. Se ve que tenemos mucha vocación, muchas ganas, porque no siempre fueron épocas de éxitos, sino con muchos años en el underground”. WALAS.


-A los de nuestra generación no es necesario explicarles por qué seguimos comprando discos, no?


-Claro, es verdad, eso para los chicos jóvenes es inconcebible. Algunas cosas son inconcebibles, por ejemplo que tenga que comprar la música pudiéndola bajar gratis. Mirá, el otro día me quedé desde Navidad y todo enero sin celular, porque se me rompió y no me importó un carajo…



-No lo extrañaste para nada


-¡No lo extrañé para nada! ni siquiera lo llevé a arreglar, agarré otro celular de Tori (su pareja), fue todo un mes sin celu. Eso se lo explicaba a unos sobrinos que estaban en casa, de unos 15 a 20 años, y no lo podían entender, viste? muchas cosas que no se pueden entender, que es de locos. Por ejemplo lo que decís: que vayas a buscar el disco, pagar por él. A mí me encanta meterme en las disquerías. Te cuento, a vos que sos melómano, que para Halloween estuve en Estados Unidos, en New York y en Massachusetts, en la casa de unos amigos y visité varios pueblitos y vi disquerías antiguas. Fui bastante moderado por el tema del dólar a 60, y después a 80 ¡ni hablar! fui bastante selectivo. No como antes que compraba cualquier cosa, ‘esto ni sé lo que es, ni sé si me va a gustar este título pero lo compro por estos pocos dólares’. Bueno, eso ya no existe más. Y después estuve casi en Navidad en Londres, por el tema de Abbey Road (fue a producir a la banda que ganó el concurso Camino a Abbey Road) y estuve ahí enamoradísimo, metido en las disquerías antiguas, chiquititas, pero también muy moderado con el dólar a 80 mangos y el euro a no sé cuánto, fui muy selectivo pero traje un par de cositas, siempre sigo buscando cosas.


“Para el Museo del Skate busco distintos tipos de tablas, así que los que vengan al show, sepan que acepto compra, venta y canje, acepto donativos y venta, de todo”. WALAS, incrementando la cantidad de elementos en su exposición.

-Y hablando de cosas lindas, más para vos que para mí que no tengo tanto equilibrio ¿cómo sigue el Museo del Skate?


-Bien, va creciendo de a poco, buscando con mucha moderación, muy selectivo también, estoy en la fase donde busco ‘la figurita difícil’, el ‘Holy Grail’ (el Santo Grial), estoy buscando mis ‘holy grails’ que son siempre y absolutamente subjetivos porque tiene que ver con uno mismo, cada uno tiene su holy grail, entonces yo, más o menos vengo cubriéndolo. Los holy grails son, haciendo un poquito de sociología y de psicología social, son las cosas que: o no tuviste de chico o tuviste de chico y querés recuperar, eso aplicado también a los discos, viste? son esas cosas que cuando eras chico lo tuviste y la perdiste o lo prestaste y lo recuperás, o son las cosas que nunca pudiste tener por cuestiones de dinero o lo que sea, y entonces te quedó en el inconsciente, te quedó como una necesidad. Es un mecanismo de la psicología. En esta fase estoy con respecto al Museo del Skate. Estoy buscando aquel skate que vi en un skate-park cuando era pendejo y no tenía un peso y no lo pude comprar o alguno que tuve y lo hice pelota o terminó bajo un colectivo, busco ese tipo de cosas, algunos los consigo, otras están más difícil, pero bueno: acepto compra, venta y canje, acepto donativos, y acepto venta, de todo.



-¿También tenés la posibilidad de realizar exposiciones itinerantes?


-Sí, una vez por año exhibo, y cuando alguno me llama. El año pasado me llamó el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires y expuse las tablas en un salón re-grosso (en la edición de Ciudad Emergente, en la Usina del Arte), y en el espacio de al lado había una muestra de Bjork, nada menos. Y la marca de zapatillas Vans, cuando cumplió 50 años, me contrató el museo, así que cada tanto lo saco a la cancha.


“La manija ejecutiva hay que dársela a la mujer. Por suerte se cumplió ese sueño de que la tercera ola sea la vencida: esa ola verde ahora es imparable. Los puestos de poder, en lo que tiene que ver cultura y música, arriba del 50% lo están teniendo las mujeres”. WALAS.


-Hablando de exhibir, fuiste el pionero de haber roto las estructuras sobre el escenario y en la vida diaria con algunos que otros elementos, como en vivo con calzas y botas de mujer, cuando no se hablaba de la igualdad de géneros ¿cómo ves desde aquel momento en que te animaste, a hoy con la movida de la igualdad de género?


-Me parece Ma-Ra-Vi-Llo-Sa. Por suerte se cumplió ese sueño de que la tercera ola sea la vencida, por suerte esa ola verde ahora es imparable. Mirá, se llama tercera ola, eso significa que hubo una primera ola, que fueron las sufragistas, que les dieron lo que querían, que era el voto pero después rápidamente las frizaron. En la segunda ola fueron las teóricas, que eran Simone de Beauvoir y demás, les dieron el poder, lo que quisieron y rápidamente las cajonearon de nuevo ¡ésta tercera ola es imparable! no la va a poder parar nadie y ya lo estamos viendo. En lo que tiene que ver conmigo, en lo cercano a mí, veo que los puestos de poder, en lo que tiene que ver cultura y música, ya arriba del 50% lo están teniendo las mujeres. Así que se vuelve a esto que tanto pregonaba, que tanto decía, que era volver a los planes matriarcales para ser felices. La manija ejecutiva hay que dársela a la mujer, nosotros tenemos que seguir siendo machos proveedores, seguir siendo guerreros, territoriales, ir a cazar el mamut, ir a conquistar tierras, que se yo, pero después el botín lo tiene que administrar la mujer, de esa manera vamos a ser felices.


-Parece que antes de venir habrá sorpresas desde la banda.


-Exactamente, son dos noticias. Uno, primero develar un secreto que se develó el sábado pasado que yo, un servidor, Walas de Massacre, soy parte de la gira ‘Gracias Totales’. El otro día estuvo espectacular porque tocamos en La Trastienda y a la misma hora tocamos de manera virtual en Bogotá y fue muy increíble. O sea, en el mismo horario, 10, 11 de la noche estaba en el escenario de La Trastienda y a la vez en una pantalla gigante (risas) en Bogotá ante 35.000 personas. Era un secreto que estaba pero el sábado se develó. Y el otro…



-¿¡Qué tema cantás!?


-¿Qué tema canto? ‘Juego de Seducción’, espectacular, divino, con Zeta, Charly, Coleman, de 7Delfines y Fricción, es espectacular.


-Te pido una pausa antes de la última sorpresa ¿cómo te sentiste cuando te llamaron? ¿pudiste elegir el tema o veían que podías cantarlo? ¿cómo fue la selección?


-No, mirá: me sentí en el pico más profesional de mi carrera. A punto que estuve bajo una especie de examen, no es que me aceptaron de una. Me propusieron, me dieron el tema, unas pistas para que cante arriba, lo grabé, se los mandé y estuve dos días y medio con el culo en la mano, tipo como cuando te tomaban un examen y te dan el resultado días después (risas). Estuve dos días y medio con el culo en la mano hasta que me confirmaron que era parte del proyecto. Estoy muy orgulloso y es una responsabilidad terrible ocupar ese lugar, boludo, entendés? ocupar el lugar de Gustavo y aparte para darle al público no mi impronta -porque la verdad en Latinoamérica casi ni me conocen- sino tratar de evocar a Gustavo, claro, pero la responsabilidad más importante. Y con respecto a Massacre en Buenos Aires, es que estamos tocando con el batero de Carajo, con Andy Vilanova.



-Se develó otra sorpresa.


-Sí, teníamos esa sorpresa. Esto no es porque haya ningún conflicto en Massacre, nuestro baterista (Charly Carnotta) es director de arte, de cine y de publicidad, labura mucho y con gente muy grossa, ha laburado con Francis Ford Coppola. Cada tanto tiene laburos fuera del país y se tiene que rajar una semana, entonces bueno, llamamos a…



…a alguien que supiera tocar!


-¡Claro! a alguien que supiera tocar más o menos la batería (risas) mirá qué batero de lujo que tenemos de suplente en el banco. Es impresionante porque está la impronta que hace poco se vio cuando hicimos la colaboración Massacre-Carajo en el tema ‘Invisible’. Quedó divino, eso lo vamos a llevar al formato físico, al formato escenario, el formato inmediato.


“Soy parte de la gira ‘Gracias Totales’ de Soda Stereo. Cuando me eligieron me sentí en el pico más profesional de mi carrera. Estoy muy orgulloso y es una responsabilidad terrible ocupar el lugar de Gustavo”. Walas cantó de manera virtual en el debut de la gira, el 29 de febrero en el Estadio Nemesio Camacho El Campín, de Bogotá, Colombia.

Fotos Gentileza Massacre.

Publicite Aquí