• #celebridadesensl

Netflix estrena el 1º de Mayo la serie de Sebastián Wainraich



El 1º de Mayo llegará a Netflix CASI FELIZ, la serie semibiográfica escrita y protagonizada por SEBASTIÁN WAINRAICH, con dirección de Hernán Guerschuny. CASI FELIZ es una serie de comedia de diez episodios en la que el comediante y personalidad radial SEBASTIÁN (interpretado por Seba, conductor del programa “Metro y Medio” por FM Metro) “navega los obstáculos de su vida adulta entre una relación complicada con el amor de su vida (su exesposa), interpretada por Natalie Pérez, sus hijos y una lista larga de inseguridades, simplemente no consigue encontrar la felicidad en su vida casi perfecta”, anunció el comunicado oficial. Además de Natalie, el elenco cuenta con la presencia de Peto Menahem, Santi Korovsky, Julieta Díaz, Juan Minujín, Carla Peterson, Hugo Arana, Adriana Aizemberg, la participación del trapero Wos, y cameos de Benjamín Madeo, Leticia Sicialiani, Adrián Suar, Ángela Torres, entre otros artistas. Producida por HC Films y Tiger House, es la nueva apuesta de Netflix por una producción nacional, después de “Go! Vive a tu manera”, “Apache: la vida de Carlos Tévez”, “Puerta 7”, “Fangio, el hombre que domaba las máquinas” y “No hay tiempo para la vergüenza”. El comediante, actor y conductor SEBASTIÁN WAINRAICH, quien el viernes estrenará en Netflix su comedia CASI FELIZ, en la que interpreta una versión semi autobiográfica neurótica, insegura y en busca de una elusiva felicidad, afirmó que en estos tiempos se vive “con una ansiedad desmedida”. Como muchos comediantes de habla inglesa a los que confiesa tener como referentes -entre los que nombra a Ricky Gervais, Jerry Seinfeld, Louis CK, Larry David o el mismísimo Woody Allen- Wainraich traslada aquellas observaciones y obsesiones que pueblan sus monólogos y otros proyectos previos a una propuesta audiovisual con un tono bien personal.

Durante 10 episodios de media hora, CASI FELIZ presenta a SEBASTIÁN ante los desafíos de la vida adulta y la relación complicada tanto con el amor de su vida (su ex esposa interpretada por Natalie Pérez) como, quizás aún más difícil y al borde de lo desopilante, con el productor de su programa de radio, “Sombrilla” (encarnado por Santiago Korovsky). “La idea es contar la historia de este personaje con todos los mundos que lo alteran y no lo dejan en paz. Es un hombre en la mitad de la vida tratando de resolver los problemas que le aparecen desde el pasado, en forma de ex novias o su ex mujer, y desde la incertidumbre del futuro”, explicó WAINRAICH. El histórico conductor del programa radial “Metro y Medio” reivindica el género de comedia en el que se inserta la serie no como un espacio banal, sino todo lo contrario: “Es un género que hace reír pero que a partir de ahí permite contar historias y meterse en lugares reflexivos más profundos”. Con guion propio y dirección de Hernán Guerschuny (“El crítico”, “Una noche de amor”, “Recreo”), CASI FELIZ cuenta con la participación de Peto Menahem, Pilar Gamboa y Hugo Arana y numerosas apariciones especiales como las de Juan Minujín, Carla Peterson, Julieta Díaz, Adrián Suar y de la pareja real de WAINRAICH, la también comediante Dalia Gutmann.

-¿Hay una continuidad entre los temas que trabajás en los monólogos y el Sebastián de la serie? -Creo que los temas siempre son los mismos, en todas las obras. El amor, el poder, las relaciones, el sexo, la muerte. Son todos los mismos, pero cada escenario plantea cuestiones distintas. Puede ser que tengan un punto de contacto porque son los temas que me inquietan a mí, sobre los que me gusta escribir y que me interesan. Me parece que la serie es un paso más con respecto al teatro o a lo que pudo haber sido la película (“Una noche de amor”, que también escribió). -Un punto fuerte de comicidad de la serie viene dado por la fama o popularidad del personaje, con la que no se lleva del todo bien ¿qué es lo mejor y lo peor de la exposición pública? -La mayoría de la gente te trata con mucho cariño, mucho respeto, como si te conociera, porque la radio genera ese vínculo. Lo mejor de ser conocido es que te abre muchas puertas, te resuelve un montón de cuestiones. Soy una persona dentro de todo tímida y que una persona me conozca muchas veces me genera un alivio para empezar una conversación, ya saben con quién están hablando. Y lo peor es cuando no tenés ganas de que los demás te reconozcan o cuando estoy con mis hijos en la calle y me piden una foto. El personaje de la serie no sabe cómo llevarlo, no sabe qué hacer con eso. Se mete en un quilombo antes de resolverlo. -¿Qué valor agregado le aporta Netflix a “Casi Feliz”? -Está bueno por los tiempos; no trabajás con lo frenético de la televisión; estuvimos tranquilos para poder grabar y para editar. Además hoy por hoy Netflix es mucho más que la TV abierta en lo que se refiere a masividad y en calidad diría que casi siempre también. -A través de la plataforma va a llegar a públicos de todo el mundo ¿lo tuviste en cuenta a la hora de la escritura? -No, la verdad que no. Pero no desde un lado despectivo sino que me concentré en contar esta historia y si te proponés conformar a todos no vas a conformar a nadie. -Tanto Dalia como tus dos hijos participan en la serie pero son Natalie y otros chicos los que interpretan a tu familia ¿manejaron la posibilidad de hacerla juntos? -No. Primero por una cuestión de logística, porque si nos vamos a grabar todo el día alguien se tiene que quedar en casa. Y además porque ya de por sí está la pregunta de si es autobiográfica y se hubiera confundido todo mucho más si estaba Dalia. -¿Qué relación es más compleja? ¿la que tiene el personaje con su ex o la que tiene con su productor, que todo el tiempo le patea en contra? -Está buena la pregunta para que la reflexione el personaje. Porque él cree que el quilombo es con su ex mujer, pero después está mal rodeado también. No es bueno para elegir. Es re conflictivo que su mano derecha, que lo acompaña todos los días, sea un palo en la rueda. Puede ser que sea más complicado eso que con su ex mujer, porque además por ella siente amor todavía. -La serie sigue cierta tendencia actual con capítulos más breves, en este caso de menos de media hora ¿el futuro del audiovisual vienen en pequeñas dosis? -Nosotros lo quisimos así, me parecía ideal para contar esta historia. Cada capítulo es como un unitario, hay una historia, un arco que va recorriendo los diez episodios. Si la historia te pide una duración, el que la hace tiene que escuchar eso, no traicionar lo artístico, no marearse. Es verdad que cada vez hay más estímulos y nos cuesta más concentrarnos, vivimos con una ansiedad desmedida me parece, un poco exagerada, y después estamos una hora mandando memes en un grupo de WhatsApp.

Télam