• #celebridadesensl

Rada and the Colibriquis sobrevolaron San Luis


Con gran cantidad de público, y atrapado en el escenario por una muralla de fans que no quisieron perderse el debut puntano de THE COLIBRIQUIS, el artista multifacético AGUSTÍN ARISTARÁN, conocido en la actualidad como RADA, acortado del RADAGAST con el que saltó a la fama, presentó en vivo las canciones de su disco “Dada” y algunos estrenos, con trucos de magia y mucho humor en los cortes.


Según su definición, una serendipia es un descubrimiento o un hallazgo afortunado, valioso e inesperado que se produce de manera accidental, casual o por destino, o cuando se está buscando una cosa distinta. También se utiliza cuando se puede ver nuevamente en San Luis a RADA.


Con una puntualidad pocas veces vista en la audiencia vernácula, dos horas antes del inicio, y con la posibilidad de ver el último tramo de la prueba de sonido, una fila de ansiosos en la puerta del restó ALL RIGHT pugnaba por entrar. Otra rareza local fue que se vendieron más de 250 entradas anticipadas.


Y a la vez, hubo locuras de último momento. Por ejemplo, dos hermanos cambiaron su salida a ver la pantalla grande del cine por las tablas del escenario. Por otro lado, enterados de la llegada del cómico, la modernidad del influencer complotó contra otro colega gracioso, ya que una pareja cambió sus tickets del FLACO PAILOS (comprados con tiempo y vendidos en la puerta del teatro!) por las del carismático RADA. También pasó que una pareja vino desde San Juan y sorprendió al cantante cuando se lo gritaron al aire. Rada confirmó entonces la presentación de ‘Serendipia’… pero no la fecha.


Aún así, conscientes del desafío, la productora DIEGO SOSA MÁNAGER GROUP apostó por el humor y ganó. Ambas funciones cómicas, la de RADA en el restó ALL RIGHT y la del FLACO PAILOS en el CENTRO CULTURAL PUENTE BLANCO fueron ‘sold out’. Los puntanos quieren reírse.



Ante la ansiedad latente, THE COLIBRIQUIS comenzó con una intro rockera hasta que el cantante, abriéndose paso entre las mesas, subió al escenario.


En sucesión pasaron de “No quiero ser Simba” al ska “Fan de Xuxa” y “Cara de culo”, dedicada a los que se quejan siempre, asistidos con palmas.


Por supuesto que no todo fue música y en algún momento iba a caer Chuny en escena, y hasta hubo trucos de magia con cartas en el que participaron todos. Hasta los sobrinos del tío Víctor.


En una noche, RADA pasó por todas las ramas artísticas, como clown y del stand up con el chiste rápido a los rasguidos acelerados de su ukelele, con composiciones propias. Gran parte pertenecen a su primer disco, Dada, disponible sólo en plataformas digitales, ya que no lo editó en formato físico.


Lo que si estuvo al alcance del bolsillo fueron las remeras, gorras y calcos alusivas al universo radagastiano.


En los pasajes instrumentales, Rada hacía morisquetas y ‘air guitar’ en los solos de Juanjo Gaspari, quien hace pocos años estuvo en la provincia como violero de “Los Jóvenes Pordioseros”.

Esta vez Rada fue protagonista del otro lado de las pantallas los celulares. Lo filmaron de todos lados, mesas adelante, muchedumbre al medio y los de atrás subidos a las sillas de bar para ver desde la altura.


“Estoy agradecido porque se zarpan de generosidad”, le espetó al público, tanto por la presencia en el restó, como por pagar una entrada, ver los videos online y además escuchar las canciones en las plataformas digitales. “Cada like de ustedes es un centavito que ganamos… pero somos independientes y eso es mucho”, precisó el artista, conforme, porque lo recaudado irá a los fondos de la Fundación “Se Vienen los 15 de Bianca”.


Precisamente, siguieron con la muestra de amor dedicada a Bianca, la hija del cantante, un reggae que permitió a Carlos Palermo lucirse en el bajo. Otro afecto personal que se sumó al concierto fue el director de cine Gonzalo Llamas, amigo íntimo de Aristarán, que los acompañó en la gira serrana y cantó en “El dolor”, una cumbia que le es afín a ambos.


Otros delirios fueron desde “Niño caníbal”, un carnavalito en el que Rada pidió “que se descontrolen”, a “Cerrar el orto”, una heavy propuesta para dejar de criticar, al menos un poquito menos, el trap con tintes hard rock “Vertical”, y la infantil “La farolera”, pesada versión que mechó con “Mil horas” de Los Abuelos de la Nada y “Hola Don Pepito”, con el ritmo atrapante de Pablo Vignati detrás de la batería.



Hicieron dos covers, “Circle of life”, la canción de Rey León, y terminaron con “¿Y si hacemos un muñeco?” de otra peli, Frozen, cuyo video más popular es el dúo con Dread Mar I, con un fuerte punk en la lírica de “La gallina turuleca”.


Y como para ir cerrando, como si fuera relato de fútbol, con la voz del estadio RADA gritaba “Pelotas chicas, pelotas grandes ¡qué pelotas tiene Fernández!”, y cada uno de los asistentes en su interior tuvo el mismo pensamiento: “Gracias, vieja, por hacerme argentino y contemporáneo a Rada”.


Tras las fotos de rigor, y antes de ir a la camuquis, los asistentes salieron de ALL RIGHT pisando los restos de cartas rotas que quedaron diseminadas después del truco de magia.